A la mitad del campeonato, de cara a la undécima carrera, la cual será en la “casa” de Red Bull, Sergio Pérez no oculta su mayor deseo: quiere vencer a Max Verstappen y pelear por el campeonato, pero para ello deberá subirse a lo más alto del podio en el Gran Premio de Austria.

Y no es cosa menor para el mexicano, pues tendrá que romper su mala racha en el Red Bull Ring, circuito donde nunca ha subido al podio, además de que, para esta edición, se realizará una carrera Sprint el sábado, la cual determinará la parrilla de salida de la competencia del domingo.

“Quiero vencer a Max, eso no es ningún secreto, pero también quiero que todo Red Bull lo haga genial. Si gana no es lo mejor para mis esperanzas de campeonato, pero al final del día estoy feliz porque es mi equipo. La competición solamente está creciendo, así que es importante seguir empujando duro”, dijo Pérez ayer durante una reunión con algunos medios de comunicación, y que reprodujo Motorsport.

Tras su gran remontada en Silverstone, “Checo” recortó 12 puntos la distancia con el neerlandés, quien tiene 181 puntos, mientras que el mexicano cuenta con 147.

Sin embargo, deja en claro que de ambas partes hay respeto e inteligencia para evitar algún incidente en la pista que abra la puerta a los pilotos de Ferrari, equipo que está ávido de un error de Red Bull para poner la pelea al rojo vivo.

“Tenemos libertad para correr, queremos hacer lo mejor posible para cada uno de nosotros. Obviamente (el equipo) no quiere que choquemos y nosotros tampoco. Creo que tenemos un muy buen nivel de respeto entre nosotros y no imagino que choquemos entre nosotros”, declaró Pérez.

Y aunque durante el Gran Premio de Gran Bretaña Pérez remontó 15 lugares para quedar en la segunda posición, Sergio acepta que no está tan cómodo en estos momentos con el RB18.

“No he estado tan cómodo con el desarrollo del coche como lo estuve en el comienzo de la temporada… Creo que tengo trabajo que hacer para entender lo que está pasando y ojalá pueda tener un fin de semana más claro aquí en Austria“.

Sobre este tema, el mexicano reconoció que se sintió “bastante mal” el fin de semana pasado en Silverstone pues, a pesar del buen resultado, en las sesiones de práctica se ubicó a seis décimas de Verstappen en la segunda práctica y a cuatro en el tercer entrenamiento.

En el pasado GP de Austria, “Checo” tuvo una complicada carrera, la cual ganó Verstappen. Pérez arrancó tercero, pero un roce con Lando Norris lo hizo caer hasta la décima posición y aunque cruzó la meta en quinto sitio, una doble penalización de cinco segundos lo mandó al sexto.

Por su parte, el neerlandés llega al circuito de Spielberg con una sensación de revancha tras ocupar la séptima posición en el GP de Gran Bretaña, luego de que su auto perdió potencia.

Este fue el peor resultado del actual campeón de la máxima categoría desde el Gran Premio de Australia, realizado el 10 de abril, cuando sufrió un abandono.

Así, el neerlandés quiere dejar claro que hay campeón para rato, aunque ya declaró que su retiro podría darse al término de su contrato con Red Bull, en 2028.

“Quizás lo deje (a finales de 2028). En ese momento, habré estado al volante de un F1 durante un tiempo. Pero, bueno, todo depende de si el coche es bueno y de si sigo compitiendo entre los mejores”, dijo Verstappen en una entrevista difundida por De Telegraaf.

En ella, fiel a su estilo, Max reveló que a él no le gustaría ser un veterano sin opciones de seguir peleando por el título.

“No soportaría estar dando vueltas en la parte de atrás de la parrilla; para eso prefiero irme a pilotear en otras categorías”.

Ferrari, a regresar la ‘cortesía’ de vencer a Red Bull

La victoria de Carlos Sainz en el GP de Gran Bretaña fue una inyección de ánimo para “Il Cavallino Rampante” que buscará imponerse en la “casa” del rival, tal y como Red Bull lo hizo el 24 de abril pasado en el GP de Emilia Romaña, en el Autódromo Enzo e Dino Ferrari.

En aquella carrera, la escudería austríaca hizo el ‘1-2’ con Verstappen y “Checo”, por lo que Carlos Sainz Jr. (quien ganó su primera carrera en F1 la semana pasada) y Charles Leclerc, deberán emplearse a fondo si es que quieren echar a perder la celebración de los Red Bull este domingo.

Pero más allá eso, si Ferrari quiere los títulos este año, debe ocupar ya las primeras posiciones, pues Red Bull domina también el Mundial de constructores con 328 puntos, 63 más que “La Scuderia” y con 124 sobre Mercedes, ganadora de los pasados ocho títulos y que, después de un deficiente inicio de temporada, ha comenzado a acercarse poco a poco a los puestos delanteros.

Así las cosas, Austria, que marca la mitad de la temporada, se vislumbra para un “agarrón” entre los Red Bull y los Ferrari, listos para aprovechar algún error.

También puedes leer: ¡Qué remontada de Sergio Pérez en GP de Gran Bretaña!