Aunque está de moda en redes sociales, el ayuno intermitente presenta limitaciones para algunas personas, afirma Guillermo Arteaga Mac Kinney, profesor de la Universidad de Sonora.

Además, dice que hace falta investigación sobre los efectos del ayuno intermitente en humanos.

“El ser humano es muy complejo, comer causa cambios hormonales muy importantes y dejar de comer también los ocasiona.

“Por eso es importante no creer todo lo que está en las redes. Hay mucha investigación de ayuno intermitente, mucha investigación en laboratorio, con modelos animales, con ratas, no porque a la ratita le funciona y tenga este beneficio necesariamente eso se traslada directamente al ser humano. El ayuno intermitente es una estrategia más que tenemos y para ciertos estilos de vida pudiera ayudar”, considera.

Asimismo, cada persona debe revisar si es candidato a hacer ayuno intermitente, en el caso de las personas saludables también hay limitantes, por ejemplo, un deportista de alto rendimiento o un anciano pueden verse afectados por una pérdida drástica de masa muscular, lo cual puede ser riesgoso.

“En los deportistas o personas mayores de 60 años hay ciertos riesgos, por eso hay que acercarnos a profesionistas, a nutriólogos, para que nos aconsejen y lo podamos hacer de la mejor manera, de acuerdo con nuestras propias condiciones fisiológicas y de nuestro propio entorno.

“Personas de 30 a 60 años con estilos de vida complicados, puede ser que les funcione, pero creo que mi mensaje es que no es la panacea. Vamos a perder inicialmente peso y esto también lo hace atractivo, perdemos rápidamente peso pero mucho de ese peso es simplemente agua”, explica el también colaborador del Laboratorio de Datos Contra la Obesidad.

Además, comenta que el concepto de ayuno a veces se ha convertido en un estilo de vida, pues se requiere conciencia y voluntad, ya que es un reto dejar de comer.

“Es una estrategia que para algunas personas será más fácil de seguir. Si eres de aquellos que no se levanta con mucha hambre, dejar de desayunar y tener una comida saludable a las tres de la tarde y otra a las seis para ya no comer nada después de eso puede no ser un problema”
Guillermo Arteaga Mac KinneyProfesor de la Universidad de Sonora

Sin embargo, en niños y en adolescentes no es recomendable, pues están en un proceso de crecimiento. Tampoco para personas que tengan un riesgo hacia algún trastorno de alimentación como bulimia o anorexia.

“Hay varias estrategias y el ayuno intermitente como tal es una de ellas, pero hay que hacerlo bien para que tengamos todos los beneficios y hay que tener cuidado con lo que circula en las redes sociales”.

También puedes leer:

Ayuno intermitente, moda para unos cuantos

Ayuno de manera paulatina y con alimentación saludable